Notas

La V Brigada Nacional de Búsqueda, buscando por amor en Veracruz

La Brigada insiste en que no busca culpables. Se construye paz, se busca paz, se quiere paz, paz para los que desaparecieron, paz para sus familias.

Por Aranzazú Ayala Martínez

La parroquia principal de Papantla, Veracruz, estaba repleta para la misa de 8 a las 9 de la mañana. Además de la presencia del Obispo católico de la región norte de Veracruz y del Obispo anglicano, la misa tenía como invitados especiales a los integrantes de la V Brigada Nacional de Búsqueda, especialmente ofrecida para los familiares que buscan a sus desaparecidos. 

Poco después de las 8 de la mañana, detrás de los obispos, en las puertas de la iglesia, se acomodaron en caravana los familiares que cargaban fotografías y lonas con nombres de hombres, mujeres, de adolescentes, de niños, de adultos, desaparecidos en Guerrero, Veracruz, Puebla, Baja California, Estado de México, Querétaro, Sinaloa, Nuevo León… Personas de colectivos, familiares independientes, quienes tienen a un desaparecido, quienes tienen a cuatro, quienes buscan restos en los campos y llanos, quienes son expertos y quienes apenas empiezan a comprender el dolor.

El arranque oficial de la quinta brigada nacional fue con la misa en la que no sólo los sacerdotes hablaron, sino que fueron las familias quienes tomaron la palabra.
Foto: Rodrigo Caballero

Entraron detrás del los sacerdotes y se pararon frente a los escalones del altar, poniendo en la escalinata las fotografías con los rostros de a quienes buscan, y a los costados cargando también lonas con más nombres y más caras, muchas de familiares que no pudieron ir a la Brigada pero que están representados por sus compañeros de búsqueda. Lo que los une a todos los integrantes de la Brigada es, como ellos dicen, el amor. El que no van a descansar hasta encontrar a sus seres queridos, en que van a buscar por amor.

El arranque oficial de la quinta brigada nacional fue con la misa en la que no sólo los sacerdotes hablaron, sino que fueron las familias quienes tomaron la palabra. Para cerrar la ceremonia religiosa tomó la palabra María Herrera, madre de 4 hijos desaparecidos, dos de ellos en Poza Rica, a pocos kilómetros de Papantla.

“Mi hombre es María Herrera y tengo dos hijos desaparecidos acá en Poza Rica, Gustavo y Luis Armando, y el esposo de una nieta y un sobrino. Llevo buscándolos aproximadamente diez años, y este camino lo recorrí sola”, dijo ante una abarrotada iglesia en silencio, con toda la gente poniendo atención a sus palabras.
Las palabras de María reflejan el impulso central de la brigada: sensibilizar a la gente, volver a humanizar a la sociedad para que se sumen a la búsqueda y puedan aportar alguna pista de dónde buscar los restos de sus seres queridos. También el obispo hizo un llamado a la ciudadanía a sumarse a apoyar a las familias, recordándoles que necesitan información, anónima, para saber dónde buscar. 

Marcha por la paz, familiares de personas desaparecidas de todo México salieron a las calles a reclamar la aparición con vida de sus seres queridos.
Foto: Rodrigo Caballero

La Brigada insiste en que no busca culpables. Se construye paz, se busca paz, se quiere paz, paz para los que desaparecieron, paz para sus familias. Y los hallazgos de los lugares donde hay restos humanos se dan gracias a la cooperación de quienes han visto o escuchado algo.

Después de la misa la brigada hizo la “Marcha por la Paz”, caminando alrededor de todo el centro de Papantla, cargando las fotos de cientos de personas desaparecidas que son apenas una muestra de todo lo que vive el país donde las cifras oficiales dan cuenta de más de 60 mil personas que todavía no han sido localizadas.

Terminando la “Marcha por la paz” la brigada regresó a la iglesia, en cuyo atrio está un palo de los voladores de Papantla, tradición ancestral de la región totonaca. Mientras los Obispos bendecían simbólicamente las herramientas de búsqueda de los familiares, las palas para remover la tierra y desenterrar, cinco voladores se subían al palo y tocaban una flauta. 

El agua bendita rociaba las palas mientras las familias tomaban el último aliento de fuerza antes de arrancar la búsqueda en el norte de Veracruz.

La V Brigada Nacional de Búsqueda arrancó este 9 de febrero en Papantla Veracruz.
Foto: Rodrigo Caballero